Lecturas para no tan niños

Los 5 mejores libros del 2017 (según mi tribu lectora)

28 diciembre, 2017

¡Qué cosa hermosa es la amistad! ¿Verdad? ¡Y qué maravilla tener amigos con los que poder hablar de libros! Hoy tiro de ellos para elaborar esta lista con los cinco mejores libros del 2017.

Los buenos lectores nos rodeamos de bibliófilos como nosotros, capaces de darnos cuerda en nuestros desvaríos. Y también de compartirnos algunas reflexiones sobre sus lecturas. Así se van formando a nuestro alrededor pequeñas tribus lectoras. Estas tribus funcionan como clubs de lectura no institucionalizados. Por supuesto, son vitales a la hora de que nuestras ansias lectoras se retroalimenten.

Para terminar el año he querido contar en este post con mi pequeño club de lectores. Mi tribu lectora. Mi círculo de confianza. Con esas personas a las que siempre recurro cuando quiero alguna recomendación especial. O cuando un libro me ha gustado tanto que siento unas ganas locas de compartir mis pensamientos con otro ser humano. Este grupo variopinto está compuesto por dos de mis mejores amigos, mi madre, mi compadre y un viejo compañero de universidad.

Mi madre es una lectora voraz, devota del ebook y fan incondicional de este blog. Tardó como diez nanosegundos en enviarme esta reseña después de que se la pidiera. ¡Gracias mamá, te quiero!

Mis queridos amigos Diana y Adrián tardaron un poquito más. Pero  no importa, porque su opinión es para mí tan valiosa como la amistad que nos une.

A mi amigo Guille lo veo poco, pero cuando hablamos trato de sonsacarle sus últimas lecturas. Tiene muy buen ojo.

En cuanto a Pedro… ¿Qué queréis que os diga del señor con el que comparto mis pequeños avatares cotidianos? De no ser por nuestras apasionadas conversaciones sobre libros, muchos semanas hablaríamos de poco más que de niños, tareas domésticas y logística en general. Además nunca se enfada conmigo cuando me duermo justo en el momento más acalorado del debate.

A todos ellos les he pedido que hablen de su libro favorito del 2017. Y cada uno en su estilo, aquí está su veredicto.

Los pacientes del doctor García de Almudena Grandes, según mi madre.

Los pacientes del Dr. García mezcla narrativa y toques biográficos para situarnos en unos episodios oscuros de la reciente historia de España.

Arranca la novela en plena guerra civil. El personaje de Guillermo García, médico republicano que debe cambiar de identidad y de profesión tras la guerra, es el hilo conductor de una historia que cuenta la colaboración del régimen de Franco con las «ratlines» (sistemas de escape para nazis y otros fascistas tras la Segunda Guerra Mundial).

Nos pone en situación introduciendo pequeñas piezas biográficas de personajes como Johannes Bernhardt o Wilhelm Messerschmitt, reconocidos y activos nazis que vivieron en España gracias a la protección que les concedía la dictadura. Y sobre todo, nos habla de Clara Stauffer. Ella fue cabeza en nuestro país de una de las principales redes de escape. A partir de ellos narra con habilidad una historia de espionaje muy cercana a nosotros en tiempo y lugar.

Muy entretenida. Almudena Grandes no defrauda.

Trece cuentos (1931-1963) de Luisa Carnés, según Diana.

La periodista y escritora española Luisa Carnés quedó relegada al olvido tras su exilio durante la guerra civil española. Aquel suceso y sus vivencias personales marcaron el contenido de sus textos, desgarradores, transparentes, duros. Lo vimos en Tea Rooms. Mujeres obreras (1934), una obra reivindicativa cargada de mensajes y simbolismo, que nos mostró la realidad de las mujeres españolas que habitaban una ciudad como Madrid en los años treinta del pasado siglo. Y lo hemos vuelto a ver en sus Trece cuentos (1931-1963), en el que abundan historias sencillas, cotidianas, en la mayoría de las cuales los personajes femeninos vuelven a tener un papel fundamental.

La política, las injusticias y un realismo social abrumador forman parte de todos y cada uno de estos relatos. Relatos durísimos para reflexionar, para saborear página a página. Relatos que te conducen a derramar una lágrima en cada punto y final.

Como cuando leemos la historia de Benita en «Una mujer fea» (1932), que está tan sola, tan enamorada hasta los huesos de Faustino, que no quiere ver, no quiere saber. Siempre sumisa, siempre dispuesta, siempre hacendosa. Pese a todo. «Benita ya no esperaba la frase afable, ni el golpecito cariñoso en sus manos, que habían encallecido. Su única preocupación era que no le faltase a su marido un botón en la americana y dos pesetas en el bolsillo del chaleco».

O como el relato «Sin brújula» (1956), en el que el niño Benitín se encuentra con la muerte en su escapada hacia la paz, sin que nadie haga nada para remediarlo en aquel barco cargado de mujeres y niños. «Todas deseaban ahora que Benitín muriera pronto».

Y en «El señor y la señora Smith», una historia interracial escrita ya en el México de 1963, que sirve a los editores para cerrar esta antología, dejándonos con los puños apretados ante la sinrazón y el corazón roto frente a tanto dolor.

A través de la noche de Stig Saeterbakken, según Guille.

En enero de este año que termina Mármara Ediciones publicó A través de la noche, del noruego Stig Saeterbakken. Desconocido para la mayoría, quizá su mayor reclamo fuera la cita elogiosa que hábilmente nos colaron en la cubierta los responsables de la editorial. Venía firmada por Karl Ove Knausgård, cuya serie Mi lucha se ha convertido en uno de los mayores fenómenos editoriales de los últimos años a nivel mundial. Un segundo aliciente, este más morboso, tiene que ver con esa inclinación natural que muchos sentimos por la figura del autor maldito: en 2012 Saeterbakken decidió acabar con su vida a la edad de cuarenta y seis años.

Pero, además, resulta que A través de la noche es una excelente novela. El inicio es desgarrador: «La tristeza llega de muchas formas distintas. Es como una luz intermitente que se apaga y se enciende. Está ahí y es insoportable, porque es imposible tenerla ahí todo el tiempo. Te llena y te vacía. Mil veces al día se me olvidaba que Ole-Jakob había muerto. Mil veces al día, de pronto, lo recordaba». El narrador, Karl Meyer, inicia así un relato en el que repasa los momentos que han marcado una vida que, un buen día, se viene abajo.

A través de la noche es brillante porque reflexiona sobre las decisiones que tomamos, y sobre las consecuencias que estas tienen no solo sobre nosotros mismos, sino también sobre aquellos que nos rodean. Es, sobre todo, un relato sobre la culpa de alguien incapaz de redimirse. Porque, aunque queramos creer que no, hay daños que son irreparables. No hay, sin embargo, lugar para el pesimismo. Aunque sí para el dolor. Mucho dolor. Y mucha belleza.

La uruguaya de Pedro Mairal, según Adrián.

Para ser padre y tener las limitaciones de tiempo (y cansancio) que la labor lleva asociadas, 2017 ha sido un año fructífero en lo que a lecturas se refiere. El otro día hice un cálculo y me salieron 13 libros, que no está nada mal dadas las circunstancias. De ellos tengo dos favoritos: Parece que fuera es primavera (Anagrama), de Concita de Gregorio, y La Uruguaya (Libros del Asteroide), de Pedro Mairal. Y tras una difícil deliberación me he decantado por el último, quizás influenciado por la presencia del mismo en la lista de mejores novelas del año publicada por Babelia.

De La Uruguaya me gusta todo, empezando por su extensión, 142 páginas, que demuestra que muchas veces no es necesario escribir largo para decir mucho. También su protagonista, Lucas Pereyra, ese escritor que entra en la cuarentena replanteándose cosas sobre su vida y sus decisiones, lastrado por la culpa, reflexionando sobre la paternidad y lo que esta conlleva, decidido a huir hacia ninguna parte en busca de una vida que siente perdida.

Y por supuesto la historia (y cómo está contada a modo casi de carta del protagonista a su mujer, a la que se dirige a menudo de forma directa), que transcurre en un solo día y que atrapa como un thriller (sin serlo ni parecerlo), para dejarnos desarmados con su inesperado final. Una derrota a la que Lucas Pereyra se dirige paso a paso durante la narración, pero que también, en cierto modo, es una victoria, por pírrica que resulte, de un protagonista que nos ha ido ganando página a página, casi sin darnos cuenta.

La línea del frente de Aixa de la Cruz, según Pedro.

Me han dicho que tengo que recomendar un libro publicado en 2017. Medio folio. Sin notas al pie y sin palabras rimbombantes como «estructuralizante» o «desposesión». No sé cómo va a salir esto, la verdad. Es verdad que la elección ha sido relativamente sencilla, pues ya quedé fascinado por Aixa de la Cruz en su libro de relatos Modelos animales (Salto de Página, 2015). Pero llevo ya unas líneas y no he dicho nada.

La línea del frente. Reseñas hay rondando por muchos sitios: por ejemplo, por aquí y por allá. Es habitual que lo contrapongan a otro éxito editorial, Patria  de Fernando Aramburu. La verdad es que yo coincido más con lo que dice Salto de Página: esta novela habla de literatura, de sus posibilidades y limitaciones para construir personajes y su vinculación con la realidad y lo real, así como su relación con la identidad. La protagonista se recrea en estas reflexiones. Que sí, que además de todo esto está la cuestión de la rabia, del compromiso, la militancia y el mirar hacia el otro lado. Pero sobre todo está el teatro. «¡Esto es literatura!» grita un personaje en una ocasión. Lo siento, en estas cosas siempre caigo del lado de los libros y personajes de Roberto Bolaño.

En fin, Aixa de la Cruz ha sido mi descubrimiento de 2017. Devoré sus relatos y en tres noches terminé esta novela. No sé, un imperativo para terminar: ¡leedla!

 

¿Cuál ha sido para vosotros el mejor libro del 2017?

También puede interesarte

6 Comentarios

  • Reply Deditos en la masa 29 diciembre, 2017 at 6:47 am

    Paula, gracias! Me encanta el rollete que lleváis: voy a llenar mi vida de lecturas alegres… Yo y mi compa también somos así, por eso a bote pronto -y aunque ya suene a best seller- una de mis lecturas favoritas ha sido Lucía Berlin. Una noche tuve que dejar de leer porque tenía el corazón lo suficiente encogido como para no forzarlo más.
    Seguiré atenta a más recomendaciones, pero ya me he anotado un par en la flamante nueva agenda de 2018 😀

    • Reply Paula 1 enero, 2018 at 11:56 pm

      Lucía Berlín se me ha quedado pendiente del año pasado, pero me apetece mucho. Si tú me lo recomiendas más.

      • Reply Deditos en la masa 5 enero, 2018 at 7:32 pm

        Pues tengo el libro 😉

        • Reply Paula 9 enero, 2018 at 11:05 am

          Pues tendrás que dejármelo!

  • Reply Bego 30 diciembre, 2017 at 9:30 pm

    gracias por las recomendaciones 🙂
    yo este año de todas mis lecturas me quedo con el cuento de la criada y la ridícula idea de no volver a verte.

    • Reply Paula 1 enero, 2018 at 11:55 pm

      Me apunto la segunda, que ya me lo han dicho más personas (creo que tú entre ellas).

    Deja un comentario