LIJ

3 libros de dinosaurios: una librería jurásica

10 noviembre, 2017
Libros de dinosaurios

Una vez el mundo estuvo habitado por monstruos gigantes. Algunos eran violentos y feroces, y tenían colmillos enormes capaces de desagarrar las pieles más duras. Otros eran grandes y pesados, tranquilos y un poco bobalicones, se alimentaban de helechos y se tiraban unos pedos descomunales. Pero hace muchos millones de años que estos monstruos desaparecieron. Dejaron tras de sí solamente un buen puñado de esqueletos y huesos fósiles. Hoy los conocemos como los dinosaurios.

Conocimiento sobre dinosaurios

Mi hijo Jorge, como tantos niños del mundo, conoce su historia al dedillo. «En el país de los dinosaurios no había hierba, había helechos. O sea que cayó ese meteorito, esa roca que vino del espacio, y cayó una lluvia venenosa y toda la comida se puso pocha. Y claro, los dinosaurios pasaron hambre. Los dinosaurios vivieron antes de extinguirse».

La fascinación que sienten los niños hacia estos animales extintos resulta algunas veces inexplicable. ¿De dónde viene esta atracción? Supongo que no hace falta echarle demasiada imaginación al asunto. Son monstruos de verdad, no son producto de nuestra imaginación, y encima

se extinguieron misteriosamente. Este embrujo que ejercen sobre los niños despierta en ellos una curiosidad que parece inagotable. Quieren conocer sus nombres, su tamaño, su alimentación, su procedencia, su destino… todo. Como dice mi pequeño amante de estos seres mesozoicos,dando una vez más muestras de esa sabiduría infantil que tanto me emociona: «Yo no quiero descubrir dinosaurios siendo paleontólogo, quiero descubrirlos siendo niño».

En cualquier caso, los dinosaurios han sido durante muchos años un valor seguro para engatusar a los más pequeños. De ahí que su presencia en películas, juguetes, ropas y libros, haya sido una constante. Puede que se extinguieran, pero no cabe duda de que seguimos rodeados de dinosaurios.

Dinosaurium

Enciclopedia de dinosaurios

Tras el éxito de su Animalium, la editorial Impedimenta acaba de sacar Dinosaurium, de Lily Murray y Chris Wormell. Esta enciclopedia sigue los mismos principios que la anterior. Gran formato, imágenes preciosas y muy cuidadas, e información científica y bien presentada sobre estos grandes lagartos que dominaron la tierra. Nuevamente, el libro se erige en un auténtico museo de los dinosaurios al que se invita al lector a visitar.

Esta maravilla de libro informativo, será una enciclopedia que perdurará muchos años en las estanterías de nuestros hijos. Cuando los álbumes infantiles den paso a las novelas de aventuras, este tipo de publicaciones fabulosas todavía despertarán su interés. A ellas volverán de vez en cuando, mucho tiempo después de dejar de creer en las hadas. Muy recomendable.

El huevo maravilloso

Libro de dinosaurios SiloniaComo ocurre con las gallinas, no sabemos qué fue antes si el huevo o el dinosaurio. Pero que los dinosaurios nacían de huevos eso es algo que sabe cualquier niño normal de tres años. Lo que es más difícil de averiguar es qué tipo de huevo ponía cada dinosaurio. Y con esto juega la autora de este libro llamado El huevo maravilloso, un álbum que en España publica Silonia y que es una auténtica joya.

Dahlov Ipcar, autora de esta obra tan maravillosa como su título, fue una artista recientemente fallecida que vivió casi cien años. A la temprana edad de 21 años realizó su primera exhibición en el MoMa. Después se especializó en álbum infantil ilustrado. Su obra se caracteriza por el excepcional uso del color y por explorar la relación del hombre con la naturaleza y los animales.

El huevo maravilloso es uno de los libros informativos más originales que he leído. Sin eludir el papel propio de los libros informativos, esto es, proporcionar conocimientos claros, precisos y científicos a sus lectores, esta información se introduce dentro de una sencilla trama llena de misterio. A lo largo del relato se va poco a poco desenredando el enigma de a qué animal pertenece ese extraño huevo. A la narración, además, no le falta lirismo: «Un misterioso huevo descansaba totalmente solo sobre un nido de musgo verdiazul, al pie de un enorme helecho en la verde jungla del mundo».

Si a todo ello unimos unas ilustraciones tan bonitas que cortan las respiración, así como una edición tremendamente cuidada, que respeta escrupulosamente los principios estéticos que animaron esta obra, el resultado sólo puede ser extraordinario. No cabe duda de que se trata de una auténtica obra de arte.

Leotolda

Libro con dinosaurios

Leotolda no es un libro de dinosaurios. Es un libro en el que los dinosaurios te sorprenden saliendo de un armario, como te sorprende todo lo que ocurre en estas páginas plagadas de seres fantásticos. Dinosaurios, sirenas, ballenas, perras astronautas… y por supuesto Leotolda, cuya presencia ausente marca todo el relato.

Con Olga de Dios sobran las presentaciones. Es una de las ilustradoras españolas más conocidas y mejor valoradas. Sus libros son una apuesta segura y cualquier editorial estaría encantada de contar con su firma. Pero ella ha optado por una editorial independiente y muy joven como Silonia. ¿Por qué? Pues, precisamente por Dahlov Ipcar, la autora de El huevo maravilloso. La propia Olga de Dios ha explicado en varias entrevistas que se inspiró en la obra de Ipcar, que imprimía sus trabajos en colores directos (en lugar de a través de modelos cromáticos), para experimentar y elaborar el álbum de Leotolda. En realidad, no hacía falta que De Dios lo explicara. Es más que evidente que Leotolda se ha erigido en todo un homenaje a El huevo maravilloso y a otros trabajos de Ipcar.

En Leotolda, además, aparecen otros recursos que son ya clásicos en la obra de Olga de Dios. Por ejemplo, la elaboración de un final abierto que «desacraliza» el libro como objeto, al invitar a los niños a incorporar al relato un dibujo elaborado por ellos mismos. De esta forma, los pequeños aportan su propio punto de vista sobre la narración. Y por supuesto, tenemos otra vez ese lenguaje claro, ameno y desenfadado, unido a unos personajes orgullosos de su diferencia. Estos dos elementos son ya seña de identidad de esta autora. Todo ello convierten a Leotolda en un éxito asegurado.

También puede interesarte

4 Comentarios

  • Reply Nueve meses y un día después 10 noviembre, 2017 at 2:15 pm

    ¡Qué chulada! El Santo se inició hace algunos meses en este mundo. De hecho se baña cada día con un T-Rex 😂😂😂

    • Reply Paula 15 noviembre, 2017 at 9:27 am

      Pues no sabes la que te espera…

  • Reply remorada 15 noviembre, 2017 at 1:36 pm

    en mi casa nunca triunfaron, la única que tuvo un período dinosauril fue la que esta semana cumplirá seis… pero no le gustaban los “spiky” (aka estegosaurios) xDDD

    • Reply Paula 20 noviembre, 2017 at 10:47 pm

      Pues aquí no hay nada capaz de ponerse a su nivel… Ni siquiera Spiderman

    Deja un comentario